labetxiki

El pan
alimento básico en nuestra dieta

El pan es, esencialmente una mezcla de harina, agua, levadura y sal, en las proporciones adecuadas, correctamente amasada, fermentada y cocida en un horno. El pan como principal alimento derivado del trigo, ha sido, desde el principio, el mejor aliado de muchas civilizaciones para vencer el hambre.

La importancia del pan

El pan aporta a la dieta una gran cantidad de los nutrientes esenciales para vivir (fibra, proteínas, minerales, vitaminas…). Su papel en toda dieta equilibrada es fundamental, ya que aporta muchos beneficios para la salud, en especial el pan integral (hecho con cereales integrales que suponen un protector para el organismo).

Pero a pesar de todos los beneficios que aporta para la salud, desde hace tiempo, se aprecia una disminución en su consumo, debido posiblemente a la información incorrecta que se divulga de él, por eso es necesario hacer una adecuada promoción del pan, donde se alaben todas sus cualidades y beneficios que aporta para la salud.

El pan como alimento funcional

La creciente preocupación por una mejor calidad de vida impulsa la producción de alimentos saludables, que ayudan a combatir enfermedades. Sobrepeso, hipertensión, hipercolesterolemia, cáncer y enfermedades cardiovasculares son las preocupaciones de salud más importantes a nivel mundial, según la Health Focus International. Provocadas en parte por la alimentación, es en los mismos alimentos donde aparecen soluciones a través de ingredientes con propiedades reconocidas, por las cuales el consumidor está dispuesto a pagar. éste es el fundamento para echar a andar la fábrica de alimentos funcionales, es decir, alimentos que aportan beneficios para la salud, más allá de la nutrición básica. Y los alimentos derivados de los cereales también pueden transformarse en este tipo de productos. Las tendencias en ingredientes, se orientan a preservar la salud cardiovascular y las funciones cerebrales.

A pesar de que el mercado de panes funcionales es relativamente pequeño, este tiene mucho futuro. Es una categoría nueva con mucho potencial; primero porque es un producto que se encuentra en la base de nuestra dieta y segundo por ser un vehículo ideal para transmitir salud. Tipos de panes funcionales:

NATURALES: contienen sustancias beneficiosas de forma natural. Por ejemplo el pan integral contiene mayor cantidad de fibra.

MODIFICADOS: eliminan, añaden o incrementan algún componente (pan sin gluten, pan sin grasa, pan pobres en sal, etc.)

En el 2007 se reguló la publicidad de este tipo de alimentos en toda la Unión Europea. Ahora se exigen pruebas científicas que avalen la validez de los mensajes con los que se promocionan dichos productos.

¿El pan engorda?

Esta cuestión es una de las que, con mayor frecuencia se pregunta en las charlas de alimentación dirigidas a los consumidores. La población tiene dudas sobre la capacidad de determinados alimentos para promover el aumento de peso. En cierto modo, se desea encontrar la solución a este problema eliminando de nuestra dieta el producto responsable del sobrepeso y la obesidad.

El pan, en los últimos años ha sido calificado en numerosas ocasiones como alimento que engorda y a esta afirmación han contribuido los planes de adelgazamiento que habitualmente lo han suprimido de sus propuestas, o reducido drásticamente. Pero nada más lejos de la realidad, el pan suministra en una cantidad moderada de energía, cantidades apreciables de diversos macro y micronutrientes. Por eso debe constituir una parte destacable de la dieta del día. El pan debería estar en todas o casi todas las comidas del día, desde el desayuno a la cena, su aporte hidrocarbonado, proteico, vitamínico, mineral y de fibra, va obligatoriamente a representar una fracción muy importante en las necesidades diarias.

Teniendo en cuenta los hábitos alimentarios de las poblaciones occidentales desarrolladas, el descenso en el consumo de pan puede desequilibrar, de forma importante, el perfil calórico de la dieta, al disminuir el aporte de hidratos de carbono, aumentando el de proteínas y grasas, lo que resulta desfavorable desde el punto de vista nutricional, sanitario y de control de peso.

El mayor poder adquisitivo de las familias españolas también ha contribuido a sustituir el pan por otros productos creyendo que el pan socialmente tiene menos prestigio.

Por todo ello, hay que hacer el esfuerzo para situar al pan en el lugar que le corresponde en una alimentación equilibrada, transmitiendo a la población sus ventajas nutritivas como alimento en sí mismo y como complemento de otros muchos.

 

 

Panaderías Gipuzkoa I © labe txiki - ekain I aviso legal I diseño

labe txiki te cuida

PANADERÍA SALUDABLE
Y DE ALTO VALOR
NUTRICIONAL CUYO
CONSUMO COLABORA
A MEJORAR TU SALUD
Y LA DE TU FAMILIA

Garantizado por:

sanae